Patrimonio urbano
Parque del Retiro
Tu nota: Nota media: 3.0/5 Votaciones: 195
Comparte:   
Descripción
Titulo:
Parque del Retiro
Fecha:
Entre 1 de Enero de 1632 y 31 de Diciembre de 1632
Descripcion:
Calle Alcalá, calle Alfonso XII, avenida Menéndez Pelayo
Tipo:
Espacios urbanos
Signatura:
s/sig
Núm Inventario:
s/n

Comentario
El jardín público que se conoce con esta denominación, el más importante de Madrid, es en realidad aquel que embellecía el Palacio Real y Sitio del Buen Retiro, el que, junto con las edificaciones, fuera promovido por el conde-duque de Olivares a partir de 1632. El embrión de este vergel fue un jardín geométrico y un estanque alrededor de la Casa de S.M. en San Jerónimo, al que se le irían adicionando otros a medida que se adquirían las fincas colindantes, por lo que el resultado, como el del paralelo conjunto palacial, sería fruto de la improvisación y la rapidez, sin planificación, caracterizándose por su falta de orden y unidad. No había ejes principales, sino recorridos laberínticos que enlazaban las partes, por lo que éstas se entendían autónomamente, sin referencias a la globalidad.

La principal intervención en los jardines se produjo a partir de 1634 y hasta 1640, dando lugar a jardines formales próximos al palacio y rodeados por un gran bosque. Se observa en ellos la influencia centro italiana, pero se desconoce su autor, quizás por no ser el único, aun cuando se considera la supervisión de Crescenzi en el proyecto global y la participación de ingenieros, como el toscano Cosme Lotti, que había trabajado en los jardines del palacio mediceo de Bóboli en Florencia. Su interior quedó configurado por lagos, canales, estanques, fuentes, arboledas, jardines y huertas, paseos cubiertos y largas avenidas umbrías, juego de pelota, picadero, casa de fieras, pajarera, embarcaderos e incluso seis ermitas, sus construcciones más características y de origen hispánico, ya desaparecidas, que seguían el modelo del Monasterio de Montserrat. Una de las más importantes era la de San Juan, ubicada donde hoy se halla el Palacio de Correos, la cual contaba con un jardín secreto, a la manera de las villas italianas, y tenía adosada la residencia oficial del alcaide, precisamente el conde-duque. No obstante, de todas se diferenciaba la ermita de San Pablo, inspirada en el Casino de Pío IV en el Vaticano. Entre los jardines destacaba el Ochavado, así llamado por el estanque de esta forma, el de las Campanillas, donde en la actualidad se encuentra el Parterre, que sería proyectado en el reinado de Felipe V, según el gusto francés. Está ubicado frente al Casón y marca su entrada una monumental puerta, aquí trasladada al segregarse la Posesión, la cual fue diseñada por Melchor de Bueras y promovida por el Ayuntamiento de Madrid en 1690, con el fin de conmemorar la entrada en la ciudad de la reina Mariana de Neoburgo.

Interesante era también el Estanque Grande de 1634, prácticamente el único elemento que hoy sobrevive del jardín del siglo XVIII, cuya función era servir como depósito de agua para el riego y ser utilizado en espectáculos teatrales. De él partían dos canales navegables, siendo el principal el del Mallo, que concluía en otro estanque polilobulado, en cuyo centro y en una isla se situaba la ermita de San Antonio de los Portugueses. El solar de ésta sería ocupado posteriormente por la célebre Real Fábrica de Porcelana, fundada en 1760 por Carlos III, cuya noria que la complementaba ha sido restituida recientemente. El ruinoso estado en que quedó el Parque, tras la Guerra de la Independencia, fue motivo de su reconstrucción y embellecimiento durante el reinado de Fernando VII, quien, invirtiendo elevadas sumas, repobló el arbolado y construyó la Casa de Fieras y un embarcadero en el Estanque Grande, ejecutado por Isidro González Velázquez, donde hoy se halla el monumento a Alfonso XII.

A gran parte de los jardines podía acceder el público desde 1767, excepto al llamado Reservado, que estaba situado en el cuadrante noreste y sería renovado en el primer tercio del siglo XIX con carácter romántico, salpicándolo de caprichos, como la Montaña Rusa o de los Gatos, la Casa del Pescador, en el centro de un estanque, la Casa o Noria del Contrabandista, hoy sala de fiestas Florida Park, o las desaparecidas Pajarera, Casa Rústica o Persa, Casa del Pobre, etc. Tras la revolución de 1868, el Estado cedió el Jardín del Buen Retiro, en toda su extensión, al Ayuntamiento de Madrid, para recreo de sus habitantes, el cual inició su cerramiento, con verjas y puertas monumentales, renovó las edificaciones existentes y levantó otras nuevas, como la Casa de Vacas, rehabilitada en 1985 por el arquitecto Guillermo Costa para sala de exposición. También lo adornó con fuentes y grupos escultóricos, como la original Fuente del Ángel Caído, obra de Ricardo Bellver de 1878 sobre el pedestal diseñado por Francisco Jareño; instaló construcciones ajenas, como la estufa del marqués de Salamanca en La Rosaleda o las ruinas de la basílica de San Isidro de Ávila junto a la Montaña Artificial, y trazó nuevos paseos, como el de Coches o Carruajes en 1872, a propuesta del duque de Fernán Núñez y siguiendo el itinerario del Canal del Mallo.

Recientemente, se ha realizado dentro de las instalaciones deportivas de la Chopera un interesante Pabellón de Gimnasia, obra del estudio de arquitectura Ábalos & Herreros y consistente en un volumen de planta rectangular, de 3 m. de altura y cerrado con paramentos translúcidos, cuya imagen alude a las construcciones vegetales tradicionales. El interior se organiza en dos sectores, uno de dos niveles para oficinas, almacenes y vestuarios y otro en semisótano, destinado a la sala deportiva, de doble altura e iluminado superiormente.
Opiniones