Patrimonio urbano
Fuente de la Alcachofa
Tu nota: Nota media: 3.3/5 Votaciones: 118
Comparte:   
Descripción
Titulo:
Fuente de la Alcachofa
Fecha:
Entre 1 de Enero de 1781 y 31 de Diciembre de 1781
Descripcion:
Pétreo (caliza)
Altura: 7,50 x Anchura: 3,75 x Fondo: 3,75 m
Plaza de Honduras (Parque del Retiro)

Fuente barroca de grandes proporciones constituida por dos vasos circulares, pero de distinto tamaño, y tres cuerpos superpuestos. El inferior está constituido por las figuras de un tritón y una sirena o nereida, flanqueando y sujetando el escudo de Madrid, aquél sólo con su mano derecha, pues con la izquierda sostiene y eleva la corona real.
Tipo:
Monumentos
Signatura:
s/sig
Núm Inventario:
s/n

Comentario
Gran fuente monumental, también conocida como del Tritón por la figura mitológica que la decora, la cual formaba parte del plan de embellecimiento del Salón del Prado, promovido durante el reinado de Carlos III y diseñado por José de Hermosilla en 1767, con la colaboración del arquitecto y fontanero mayor de la Villa Ventura Rodríguez a quien por esta razón se le encomendó la traza de las fuentes.

Ésta de la Alcachofa fue construida en 1781 con el fin de cerrar el referido Paseo en su encuentro con la glorieta o Puerta de Atocha, pero el creciente tráfico por ésta, al que estorbaba, decidió al Ayuntamiento a su traslado a este lugar del Parque del Retiro, en el ángulo suroeste del Estanque Grande, un siglo después de su ejecución, en 1877, lo que se llevó a efecto bajo la dirección del arquitecto José Urioste el 30 de junio de 1881.

El diseño del monumento de Ventura Rodríguez fue complementado con las esculturas talladas por Alfonso Vergaz, que se ocupó de los tritones, y Antonio Primo, autor de los amorcillos y la alcachofa, que le da nombre, aun cuando el erudito Antonio Ponz consideraba que era un lirio. La columna central y el supuesto tallo de la alcachofa fueron ejecutados por el adornista Miguel Ximénez en 1782, el mismo año de su inauguración, y el grupo de niños fue retocado posteriormente por el escultor José Rodríguez.

Curiosamente, al reformarse en 1987 la glorieta de Atocha se decidió colocar en su centro una réplica en bronce de la original del Retiro, como remembranza de su antigua ubicación.
Opiniones