Patrimonio urbano
Santa María de la Cabeza
Tu nota: Nota media: 3.0/5 Votaciones: 143
Comparte:   
Descripción
Titulo:
Santa María de la Cabeza
Fecha:
Entre 1 de Enero de 1722 y 31 de Diciembre de 1722
Descripcion:
Pétreo (caliza)
Altura: 1.60 x Anchura: 1.00 x Fondo: 0.80 m.
Puente de Toledo

La escultura, en bulto redondo y a tamaño casi natural, representa el momento anterior al célebre milagro del pozo, exactamente el instante en que Santa María de la Cabeza acude, llevando a su hijo San Illán, a coger agua del pozo donde el niño caerá accidentalmente y será salvado por su padre, San Isidro Labrador, haciendo crecer las aguas. La composición, que sigue esquemas barrocos, presenta tanto a la santa como a su hijo en actitud caminante, mirando hacia el lugar donde se encuentra la figura de San Isidro.

Pese a la erosión y los daños sufridos por la obra como consecuencia del paso del tiempo y de la debilidad de su material calizo, que han provocado la pérdida de varias partes importantes (como la cabeza de San Illán y la mano derecha de su madre), todavía se aprecian numerosos rasgos de la talla, especialmente visibles en los detalles de la vestimenta, un tanto anacrónica, y en algunos elementos accesorios, como el cántaro que porta la santa.
Tipo:
Escultura
Signatura:
s/sig
Núm Inventario:
s/n

Comentario
Sobre el arco central del Puente de Toledo, declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento desde 1956, se erigen dos magníficos templetes barrocos que dan cobijo a sendas esculturas de San Isidro Labrador –patrón de Madrid y de los agricultores– y de su esposa Santa María de la Cabeza.

Ambos santos, tan representativos de la historia de la Villa, fueron elegidos para poner bajo su protección esta singular obra civil merced a un acuerdo tomado por la junta municipal en 1722, cuando las obras del puente ya iban por su cuarto año.

Las estatuas, que se encuentran ubicadas sobre el pretil mirándose directamente, fueron realizadas por el escultor Juan Alonso Villabrille y Ron por encargo del arquitecto director, Pedro de Ribera, que con este trabajo inició una fructífera serie de intervenciones urbanísticas y realizaciones arquitectónicas, encargadas por el Corregidor de la Corte, el marqués de Vadillo, que le convirtieron en el autor más representativo del barroco madrileño.
Mapa
Opiniones