Lo más valorado (543)




Archivo de Villa
Trazas de la forma que se han de labrar los tejados de la Plaza en lugar de los terrados. Proyecto realizado por Gómez de Mora y G.B. Crescenzi (taller). Ventanas y buhardilla en la Plaza Mayor
Tu nota: Nota media: 3.1/5 Votaciones: 35
Comparte:   
Descripción
Titulo:
Trazas de la forma que se han de labrar los tejados de la Plaza en lugar de los terrados. Proyecto realizado por Gómez de Mora y G.B. Crescenzi (taller). Ventanas y buhardilla en la Plaza Mayor
Fecha:
1632
Lugar:
Madrid
Descripcion:
Tinta y aguada sepia, sobre papel verjurado.
Escala gráfica; «40 » = 162 mm.
Mss.; [En el reverso]: «Papeles tocantes a la Plan/ta de la Plaza y otros».
«Trazas de la forma que se an de labrar / los tejados de la plaza en lugar de los te/jados = esta aqui un auto de los s“ del consejo /en que lo remite al S. Don Francisco de Tejada»,
El expediente incluye dos diseños firmados por Juan Gómez de Mora.
34,5 x 21,5 cm.
Tipo:
Obras municipales
Signatura:
1-163-11
Palabras Clave:

Comentario
La Plaza Mayor fue, sin duda, una obra que no se construyó en los dos años que las crónicas y algunos documentos reflejan. La configuración de la estructura fundamental, los cuatro lienzos del cuadrángulo con sus ricas y variadas características, pensamos que estuvieron a punto en lo sustancial en el año 1619. Sin embargo, como analizamos en su lugar, la Plaza no la constituía sólo el recinto porticado interno, sino también los apéndices con ánditos de pilares por donde la plaza encontraba su derrame y expansión en la ciudad, comprometiendo en su propia morfología todo el entorno que la circunda. Esta tarea duró varios años y la vemos reflejada en algunos diseños. Sin embargo, en el núcleo interno de la Plaza Mayor se continuaron perfilando algunos elementos. Sabemos que los escudos reales no se colocaron hasta el año 1641.

Entre estas tareas de remates y perfeccionamiento se encuentran estos brevísimos apuntes, realizados, sin duda, dentro del plan general de Juan Gómez de Mora y que expresan únicamente los deseos de mayor seguridad y perfeccionismo en cada uno de los detaUes. Presentan el interés de que es el único testimonio de la época, en que se dibujan los perfiles de las mansardas y la decisión de la Junta de cerrarlos con rejas para que los espectadores no saltasen a los tejados con el consiguiente peligro. En el dibujo se perfila también una cuestión muy debatida por algunos comentaristas de la Plaza Mayor en torno a si los lienzos de ladrillo estuvieron o no cajeados, es decir, se proyectaron «rehundidos», dibujando una especie de marco en torno a cada vano.

Comentario extraído del catálogo de la exposición "Juan Gómez de Mora (1586-1648), arquitecto y trazador del rey y maestro mayor de obras de la villa de Madrid : Museo Municipal, mayo 1986".
Opiniones