Patrimonio urbano
Casón del Palacio del Buen Retiro
Tu nota: Nota media: 2.9/5 Votaciones: 237
Comparte:   
Descripción
Titulo:
Casón del Palacio del Buen Retiro
Fecha:
Entre 1 de Enero de 1637 y 31 de Diciembre de 1637
Descripcion:
C/ Alfonso XII, 28
Tipo:
Edificios
Signatura:
s/sig
Núm Inventario:
s/n

Comentario
En la ficha del Salón de Reinos se dejó constancia del desarrollo de las obras del Buen Retiro, una de las empresas arquitectónicas más ambiciosas del segundo cuarto del siglo XVII europeo. El Casón o Salón de Baile es el único volumen que permanece del antiguo Palacio de ese Real Sitio, junto con el referido edificio de Reinos, el cual fue ejecutado en 1637, cuatro años después de éste y del Patio de Fiestas u Oficios, a cuyo ala oriental acometía perpendicularmente. El proyecto se debe a Alonso Carbonel, quien lo vio concluido exteriormente como demuestra el Plano de Texeira de 1656, pero al parecer no interiormente, pues fue su sucesor en la maestría mayor, José del Olmo, el encargado de acabarlo, junto con la capilla palatina, según él mismo manifestó.

El volumen estaba constituido por tres niveles, situándose en el principal el Salón que le da nombre, de planta rectangular y flanqueado por otras dos estancias menores, pero de igual fondo. Aquel tenía doble altura y estaba recorrido por una balconada de hierro para los espectadores y cubierto por una bóveda de cañón con lunetos, pintada al fresco por Lucas Jordán en 1692 con la Alegoría del Toisón de Oro, que se conserva. Sus alzados, hoy completamente remodelados, se distinguían por su elegante composición, con frontones coronando los vanos de los primeros pisos y una columnata en el inferior.

Los diferentes destinos que recibió el Casón durante el siglo XIX irían modificando su aspecto, máxime tras su incautación en 1868 por el Estado, pues fue estamento de próceres, gabinete topográfico, picadero, gimnasio del príncipe Alfonso y posteriormente, hasta 1961, el Museo de Reproducciones Artísticas, quedando entonces sin uso, para diez años después convertirse en anexo del Museo del Prado para acoger la colección de pintura española decimonónica. El origen de su fachada principal, a poniente o calle de Felipe IV, se debe al ciclón de 1886 que arrasó la primitiva, propiciando el encargo a Velázquez Bosco de levantar otra nueva, la cual ejecutó con una calidad innegable en su sentido clasicista. Desde 1996, el arquitecto Jaime Tarruell viene realizando obras de consolidación, reforma y ampliación del Casón, que aumentará su número de niveles hasta seis y su capacidad hasta 517 obras del siglo XIX.
Mapa
Opiniones