Patrimonio urbano
Convento e iglesia de las Reparadoras
Tu nota: Nota media: 3.0/5 Votaciones: 43
Comparte:   
Descripción
Titulo:
Convento e iglesia de las Reparadoras
Fecha:
Entre 1 de Enero de 1786 y 31 de Diciembre de 1786
Descripcion:
C/ Torija, 12
Fachada clasicista de gran sencillez compositiva.
En el interior se encuentran los restos del antiguo Palacio del Supremo Consejo de la Inquisición. Destaca también la escalera de peldaño estrecho que recorre todo el edificio y escalera en el zaguan de la antigua entrada con doble tramo.
Tipo:
Edificios
Signatura:
s/sig
Núm Inventario:
s/n

Comentario
El edificio del actual convento de las Reparadoras es el resultado de un conjunto de proyectos y actuaciones para albergar el Consejo de la Suprema y General Inquisición, alojada en una serie de casas de los siglos XVI y XVII que no reunían las debidas condiciones, por lo que hacia la mitad del siglo XVIII se decidió construir un nuevo edificio.

En 1792 hubo un primer proyecto de Ventura Rodríguez, pero parece que la falta de presupuesto y la necesidad de realizar la obra rápidamente obligó a que el encargo pasara a su discípulo Mateo Guill, quien, sin abandonar las premisas estilísticas del anterior proyecto, realizó otro de menores dimensiones, conservando parte de los edificios anteriores, quizá con la idea de ampliarlo posteriormente. Este es el motivo por el que sólo la fachada de la calle de Torija tiene la monumentalidad adecuada y las fachadas laterales son el arranque de lo que pudo ser una obra más homogénea. En el interior también debió adaptarse a las irregularidades de lo preexistente y realizar un gran esfuerzo para ensamblar todos los elementos de un edificio complejo en el que se mezclaban los usos administrativos, residenciales y religiosos del propio Tribunal.

La fachada principal es asimismo heredera de los conceptos de Ventura Rodríguez. A pesar de su sencillez clasicista, con vanos regularmente repartidos en cuatro plantas, produce un impacto visual en el entorno. Destaca la portada central, sobria, con molduraje muy plano, balcón enmarcado por columnas y rematado con un escudo del estado español. Al desaparecer la Inquisición a principios del siglo XIX, el edificio fue abandonado durante algún tiempo y luego fue sede de varias dependencias ministeriales, entre ellas el Ministerio de Fomento.

En 1894 fue comprado por las Madres Reparadoras, quienes lo reformaron y construyeron en la calle de Fomento una nueva y más amplia iglesia con planta de cruz latina y estilo neorrománico que no concuerda mucho con el resto del conjunto, aunque es un elemento singular dentro del mismo.
Mapa
Opiniones