Lo más valorado (419)




Patrimonio urbano
Plaza de la Villa
Tu nota: Nota media: 2.9/5 Votaciones: 131
Comparte:   
Comentario
Originalmente conocida como plaza de San Salvador, por la iglesia del mismo nombre que se alzaba en la calle Mayor en cuyo pórtico se realizaban las sesiones del Ayuntamiento. Adopta su actual nombre en el siglo XV coincidiendo con la concesión del título de Noble y Leal Villa durante el reinado de Enrique IV de Castilla.

Núcleo principal de la actividad municipal de la villa, incorpora en su trazado tres de los edificios mas emblemáticos del panorama arquitectónico madrileño de los siglos XV al XVII: la casa y Torre de los Lujanes, la casa Cisneros y la casa de la Villa.

El conjunto arquitectónico de la Casa y Torre de los Lujanes es uno de los más antiguos de la ciudad. De hecho su torre pasa por ser una de las construcciones, no solo más antiguas de la ciudad levantada a principios del siglo XV, sino también, una de las más altas.

Se trata de un conjunto de estilo mudéjar que consta de un caserón señorial y una robusta torre alamborada rematada por una torreta con cubierta a cuatro aguas. La casa, de planta irregular y con un patio central, fue mandada construir por Álvaro de Luján en 1494 y en ella residió la familia Luján, (llamados popularmente Los Lujanes, de donde la casa recibiría el nombre) al menos, hasta entrado el siglo XVIII.

Un siglo más tarde se incorporaba al trazado de la plaza la Casa Cisneros, una casa-palacio de estilo plateresco mandada edificar en 1537 por Benito Jiménez Cisneros, sobrino del cardenal Cisneros. Originalmente su fachada principal era la que actualmente da a la calle Sacramento, siendo la actual fachada que da a la plaza de la Villa resultado de las reformas que acometió el Ayuntamiento de Madrid cuando adquirió el inmueble a principios del siglo pasado.

El tercero de los edificios que actualmente dan su aspecto original a la plaza es la casa de la Villa. Ésta se levanta en el solar ocupado por la antigua casa del marqués del Valle, D. Juan de Acuña y ha sido desde su construcción la sede del Ayuntamiento de Madrid. Las obras se inician según el proyecto de Juan Gómez de Mora de 1629, aunque son varios los arquitectos que intervendrán en su construcción y sucesivas reformas: el propio Juan Gómez de Mora, José del Olmo y Teodoro de Ardemas, o casi un siglo después Juan de Villanueva quien otorgará a su fachada su aspecto actual.
Opiniones