Lo más valorado (989)




Museo de Historia
Prueba aerostática en 1793
Tu nota: Nota media: 3.0/5 Votaciones: 82
Comparte:   
Descripción
Titulo:
Prueba aerostática en 1793
Fecha:
Posterior a 1793
Descripcion:
"Vista del Globo aereostatico, que se hechó ante, sus Magestades, y su Real familia en / el qual fue D.n Vicente Lunardi el dia 8 de enero de 1793. y cayó en pozuelo del Monte del Tajo á / las . 2 de la tarde. bolvió a elevarse y cayó en la Cañada larga termino de la fuente y por ultimo en / horcajo provincia de la Mancha."
Cobre, talla dulce
18,6 x 12,9 cm
Tipo:
Estampas
Núm Inventario:
Inv. 2294

Comentario
En 1792 Vicente Lunardi, natural de Lucca (Italia) se dirigió a la corte española donde realizó varios vuelos de exhibición a bordo de su globo aerostático. El primero se realizó el 12 de agosto, en el Jardín del Buen Retiro, en presencia de la Familia Real y Godoy. Según cuentan las crónicas, tras elevarse el globo “se perdió de vista, y cayó en Daganzo á 5 leguas de Madrid" seguido por muchos espectadores a caballo que querían ser testigos del aterrizaje, cosa que se produjo una hora después de haberse iniciado el vuelo. Por cierto que la aventura casi termina en tragedia ya que a punto estuvo un guardia de descerrajarle un tiro al pobre Lunardi al tomar a la aeronave por “alguna cosa del otro mundo”.


Posteriormente Lunardi efectuó otra exhibición el 8 de enero de 1793 para recaudar fondos destinados a los Reales Hospitales, partiendo desde la plaza de la Armería del Palacio Real, nuevamente con la presencia de la Real Familia. El vuelo, mucho más largo que el anterior, terminó tras dos horas de viaje en el Monte de Pozuelo, tal y como se indica en la leyenda de este grabado.

En la ascensión, y para indicar que todo iba en orden disparó una pistola y arrojó su sombrero a las multitudes cuando se hallaba encima del “trozo nuevo del Palacio”, tal y como se lee en la crónica del 10 de enero de 1793 del Diario de Madrid. Aprovechó Lunardi estos viajes para realizar varios experimentos científicos. Portaba con él diversos instrumentos, entre ellos una botella que quería llenar del aire de las capas altas de la atmósfera para proceder a su análisis en laboratorio cuyos resultados también se publicaron en el Diario de Madrid.
Opiniones