Lo más valorado (2214)




Patrimonio urbano
Pedro Chicote
Tu nota: Nota media: 3.1/5 Votaciones: 557
Comparte:   
Descripción
Titulo:
Pedro Chicote
Fecha:
1996
Lugar:
Madrid
Descripcion:
C/ Princesa, 72
Distrito: Chamberí
Colocada en el año 1996
Editor: Ayuntamiento de Madrid
Tipo:
Placa conmemorativa
Signatura:
s/sig

Comentario
En esta casa vivió y murió el hijo predilecto de Madrid PEDRO CHICOTE, maestro en el arte de la coctelería (1899-1977)

Dice el chotis “Madrid” de Agustín Lara: “Y en Chicote un agasajo postinero, con la fiebre de la intelectualidad...” Eso fue Chicote: una fiebre, una moda, un arte. Desde las manos del barman Perico Chicote bailaban los licores, al son de una partitura personal, que los convertía en seda y liquidámbar del paladar. Con él se extendió la imagen de un Madrid sofisticado que tenía detrás una cara amable, una sonrisa amplia y un gran don de gentes.

Nació en Madrid, el 13 de Mayo de 1899. Huérfano de padre, su adolescencia trascurrió sirviendo en la taberna del Mercado de los Mostenses, estudiando cuando podía y repartiendo telegramas. A los 17 años tuvo la fortuna de entrar a trabajar en el Hotel Ritz de ayudante de barman, aprovechando las vacaciones para trabajar en los casinos de San Sebastián y de Biarritz. Participó en la Guerra de África durante dos años, en los que fue camarero de la Cantina Militar. De nuevo en la Corte fue barman del Palacio de Hielo, participó en la apertura del Gran Kursaal Marítimo de San Sebastián y se convirtió en el barman-jefe del Pidoux, en Madrid. Desde el año 1932 hasta los años 70 atendió la cafetería del Congreso de los Diputados.

Abrió su coctelería de la Gran Vía, nº 12, en Septiembre de 1931, diseñada por el arquitecto Gutiérrez Soto. A partir de este momento Chicote se hace una referencia imprescindible en el día y en la noche de Madrid . Es el sitio “chic”. En su barra se deleitó Ava Gadner, Liz Taylor, Walt Disney, Gary Cooper, Heminway o Frank Sinatra… y con ellos los mejores artistas españoles, los políticos, los empresarios…
En su bodega reunió 20.000 botellas de licores históricos, desde los más exóticos a los que eran propiedad de Napoleón.

Sonrisa, profesionalidad y España fueron los fundamentos con los que viajó y escribió sus libros de coctelería maestra. Hoy sigue abierto su establecimiento, con la misma decoración y con los nuevos genios de la cinematografía española, dando estilo a Madrid.
Mapa
Opiniones