Patrimonio urbano
Banco de España
Tu nota: Nota media: 3.0/5 Votaciones: 206
Comparte:   
Descripción
Titulo:
Banco de España
Fecha:
Entre 1 de Enero de 1884 y 31 de Diciembre de 1884
Lugar:
Madrid
Descripcion:
Paseo del Prado, 2
Fachada principal en chaflán. Se compone de tres cuerpos con decoración ecléctica. Columnas de orden gigante.
Tipo:
Edificios
Signatura:
s/sig
Núm Inventario:
s/n

Comentario
En 1880 se estructura el Banco Nacional para la emisión única de billetes en España y se decide construir una sede más acorde con sus necesidades que la que hasta entonces ocupaba la antigua Casa de los Cinco Gremios, en la calle Atocha. Las obras del edificio comienzan según un proyecto de Eduardo de Adaro y Severiano Sainz de la Lastra, que obtuvo en 1884 la medalla de oro en la sección de Arquitectura de la Exposición Nacional de Bellas Artes. El edificio original proyectado por Adaro y Sainz de la Lastra tenía menores dimensiones que el edificio construido, ya que sólo ocupaba el ángulo de la calle Alcalá y el Paseo del Prado. La planta se cerraba sobre sí misma y contenía un amplio chaflán con acceso al vestíbulo y el patio de operaciones. Ya empezadas las obras, se decidió ampliarlo por el Paseo del Prado. Este cambio le imprimió un carácter más acorde con las funciones y la representatividad de la institución, incorporando una segunda puerta que da acceso a la escalera de honor, una de las más bellas de la arquitectura decimonónica madrileña, que se cubre con una amplísima vidriera. En 1927 se encargó a José Yarnoz Larrosa su ampliación a lo largo de la calle de Alcalá. Exteriormente repitió la composición de la fachada inicial, de forma que está perfectamente integrada sin apreciarse la zona de ensamble, realizado a través del núcleo central de la puerta de la calle de Alcalá. En cambio, interiormente rompió la composición anterior, construyendo un nuevo patio de operaciones que se convirtió el centro de la nueva distribución. En 1944 Luis Menéndez Pidal reformó la Sala de Comisiones y el Salón de Consejos. Posteriormente sufrió una segunda ampliación que nada tiene que ver con lo anteriormente construido.

El Banco de España es uno de los edificios más representativos de Madrid, tanto por su ubicación como por su volumetría y su interés artístico. Sus fachadas son fruto de un eclecticismo basado en los modelos manieristas italianos y de la arquitectura parisina del siglo XVII. Interior y exteriormente posee una rica ornamentación, que se ha conservado hasta nuestra época, entre la que sobresalen las magníficas vidrieras realizadas por las firmas Mayer y Maumejean. En 1978 se realizó un concurso restringido para su ampliación mediante el derribo de la antigua Banca Calomarde, que fue ganado por Rafael Moneo, arquitecto autor del proyecto de ejecución que ha culminado con la ocupación total de la manzana por el Banco.
Mapa
Opiniones