Biblioteca Histórica
Reglas que deberán observar los arquitectos y Maestros de Obras para dirigir y construir las Cloacas, Conductos y Vertederos de las Aguas Mayores, y menores
Tu nota: Nota media: 3.0/5 Votaciones: 374
Comparte:   
Descripción
Titulo:
Reglas que deberán observar los arquitectos y Maestros de Obras para dirigir y construir las Cloacas, Conductos y Vertederos de las Aguas Mayores, y menores
Fecha:
1761
Lugar:
Madrid
Descripcion:
Dispuestas por ... Francisco Sabatini, las que aprobadas por S.M. y de Real orden, se hacen presentes a todos los Professores...
10 p. ; Fol.
Título tomado de inicio de texto.
Certifica la copia en Madrid, 23 de diciembre de 1661, Roque de Galdames, rubricado.
Tipo:
Libros hasta 1957
Signatura:
MB 698 (2)

Comentario
Cuando el 9 de diciembre de 1759 Carlos III hizo su entrada en Madrid como nuevo soberano, una de sus principales preocupaciones mejorar el estado general de la ciudad, siendo la limpieza una prioridad para el gobierno. Se puso en marcha una política más intervencionista y decidida que las precedentes, disponiéndose en 1761 que el arquitecto Francisco Sabatini se encargara de elaborar una memoria donde quedaran contenidas las medidas y ordenanzas que se debían realizar.

Para su elaboración contó con la ayuda de la Junta de Limpieza, de los arquitectos de la Villa, con sus ayudantes habituales y con toda la información, estudios y propuestas que se habían manejado hasta el momento. El plan estaba destinado a sistematizar la instalación de desagües de aguas mayores y menores en las viviendas, canalizaciones y pozos negros, así como pavimentaciones de aceras, empredrados y nuevas prohibiciones y órdenes que modificaron los hábitos de los vecinos.

Tan importante como el alcance que perseguía la Instrucción, fue el empeño decidido que puso el gobierno en su consecución, especialmente Esquilache, y, sobre todo, el respaldo financiero necesario para acometer las reformas, que ascendió en principio a 250.000 reales anuales con cargo a los fondos públicos municipales.

No obstante, los gastos ocasionados fueron tan onerosos que apenas quedó margen presupuestario para poder construir una eficiente red de alcantarillado, cuyo desarrollo fue lento y carente de una previa planificación integral. Prueba de ello es que algunas de las iniciativas puestas en marcha, como la proliferación de pozos negros y el desarrollo de la red del alcantarillado, se revelaron como un auténtico fracaso, y todo lo hecho desde entonces y por hacer hasta finales del reinado de Fernando VII, se tuvo que dejar de utilizar, por inservible.

Fuente: Rafael Gili Ruiz "Higiene y alcantarillado en el Madrid del Antiguo Régimen" Tesis doctoral
Opiniones